VALORACIÓN ANTROPOMÉTRICA


En esta nueva entrada del blog hablaré sobre la valoración de la composición corporal. Aspecto fundamental en el rendimiento, en la salud y en la investigación. En el primero, para optimizar al máximo el entrenamiento y el aspecto físico, en el segundo, para conocer el exceso o defecto de la masa grasa y masa muscular para minimizar el riesgo de enfermar y, en el último, para conocer valores de referencia, entre otras cosas.


Imagen 1: Plicómetro en tríceps.



¿QUÉ ES LA ANTROPOMETRÍA? (Manual ISAK, 2019)


Es una ciencia que determina la composición corporal del individuo a través de diferentes mediciones corporales.


Uno de los problemas más importantes es la falta de normalización y estandarización a la hora de tomar las medidas y sacar conclusiones. Esto dificulta la comparación de los resultados en función de los medidores y de las diferentes mediciones a lo largo del tiempo. Para evitar que exista una gran diferencia y haya un gran sesgo, se ha formado, en 1986, la Sociedad Internacional para el Avance de la Cineantropometría (International Society for the Advancement of Kinanthropometry) [ISAK], compuesta por miembros de más de 80 países.


La ISAK se encarga de que los antropometristas sigan unas estrictas normas de medición para poder analizar los datos de manera efectiva. Para realizarlo correctamente, se necesita una formación oficial la cual es necesario renovar cada 4 años y 4 meses, ya que es posible que, como ciencia que es, cambie alguna regla, o bien, el medidor haya perdido habilidad.

Dentro de la ISAK, a los antropometristas se les clasifica en 4 niveles:

  • ISAK 1: técnico en perfil restringido.

  • ISAK 2: técnico en perfil completo.

  • ISAK 3: instructor.

  • ISAK 4: antropometrista de referencia o criterio.


Estas mediciones deben tener un componente presencial, por lo que el sujeto y el medidor siguen una serie de normas para poder realizar correctamente la medición sin incomodar a la otra persona.


Imagen 2: Manual ISAK 2019 (nivel 1).



¿EN QUÉ CONSISTE?


Cada antropometrista deberá seguir unas pautas concretas, las cuales irán ajustadas en función de su nivel de cualificación. Las normas que todo antropometrista debe seguir, ya sea de un nivel 1, 2 o 3, son:

  1. Consentimiento Informado.

  2. Avisar de las instrucciones (ropa, no acudir sudado, no utilizar crema, etc.).

  3. Medir en el lado derecho del cuerpo (excepto en situaciones concretas).

  4. Marcar el cuerpo del sujeto con un tinte fácilmente borrable.

El más importante de todos ellos es el consentimiento informado. En él, el paciente o sujeto debe firmar que está de acuerdo con las características de la medición, todas las que ella implica, pudiendo abandonar en cualquier momento.


Se debe de tener un respeto por el paciente, respetando la ética profesional. Algunas de las mediciones pueden resultar incómodas de tomar, por lo que hay que extremar el cuidado y la distancia con el sujeto.


Existen algunas normas a tener en cuenta para realizar la medición correctamente, la vestimenta a utilizar, no echar crema o que existen personas cuyas mediciones serían irreales (un IMC demasiado alto, personas con obesidad, lesiones, piel extremadamente dura, etc) las cuales debería valorar el medidor. La hora en la que se realizó la medición y los ritmos circadianos del sujeto influyen de manera importante (Reilly, Tyrrell, & Troup, 1984; Wilby, Linge, Reilly, & Troup, 1985), además del entrenamiento realizado anteriormente. Esto nos hace indicar que la medición debe realizarse en unas condiciones similares, sin tener que ser tan estrictas como en una Bioimpedancia.


Una vez tenido claro todas estas normas, se procede a realizar la medición.

Desde el nivel 1 (en el que estoy formado), ya se pueden sacar conclusiones sobre el estado corporal del sujeto. Su % grasa y de masa muscular, su peso ideal, su % de peso óptimo a bajar o subir y, todo ello, en función a los valores normales que el sujeto busque. Por ejemplo, si un futbolista acude a realizar una medición, podría salir de la misma conociendo:

  1. Kg de grasa.

  2. Kg masa magra.

  3. % masa grasa y masa muscular.

  4. % masa magra ideal (un futbolista de élite debería tener entre 8-12% de masa grasa).

  5. Ritmo de bajada o subida en un determinado tiempo.

En función de la experiencia y el nivel del medidor, cada medición completa del sujeto oscila entre los 15-40 minutos de duración, en los que tanto el medidor como el sujeto deben estar cómodos para facilitar así dicha valoración.



¿PARA QUÉ PODEMOS UTILIZARLO?


Como he comentado en el primer párrafo del post, se puede utilizar en el rendimiento, en la salud y en la investigación.


La utilización en la investigación no la voy a tratar ya que difiere de la temática de esta página.


En cuanto a la salud, nos permite valorar y conocer el riesgo de enfermar de una persona, ya sea por exceso de grasa o por déficit de masa muscular. Además, es interesante conocer de vez en cuando en que rangos nos movemos para valorar si nuestro estilo de vida va por el buen camino o estamos deteriorando nuestro estado de salud. Lo utilizan en mayor medida los nutricionistas, ya que, también, les permite conocer de una manera más exacta como los pacientes modifican su cuerpo con unas mediciones más certeras, ya que solamente el número de una báscula carece de importancia (salvo algunos contextos).


Su utilización en el rendimiento es la que más fuerza está cobrando en los últimos años. Por todos es bien sabido que cada vez es más difícil conseguir resultados ya que los deportistas tienen un punto físico mejor año tras año, ya sea en la élite como en la competición amateur. El aspecto físico es más importante a día de hoy que hace 5 o 10 años (ni que decir tiene hace 20), por lo que el trabajo, el esfuerzo y la dedicación es más importante. Una manera que tienen los deportistas y los entrenadores para conocer el estado físico (lo más fácil de entrenar una vez que ya eres adulto) es mediante la valoración (en el post anterior ya habla sobre ello). En este caso, la valoración de la composición corporal, en la que ya entraría más en juego el cuidado de la alimentación. Juntando una con la otra, conoceríamos de la mejor manera qué habría que mejorar y cómo mejorarlo y, así, ser lo más eficientes posible.

Como he comentado, en un día, el entrenador y el deportista podrían conocer perfectamente el estado corporal. Este dato puede ser muy útil para rendir de la mejor manera posible, aumentando el éxito individual y del equipo (si se tratara de un deporte con estas características) y, además, minimizando el riesgo de lesión.



CONCLUSIÓN


Podemos concluir que la valoración antropométrica es de gran ayuda en la consecución de diversos objetivos, ya sean enfocados en el rendimiento deportivo o en la salud. Sin embargo, se debe de realizar siguiendo unas normas estrictas para así poder realizar una correcta interpretación de los datos. De no hacerlo, se desvirtuaría la información y estaríamos engañando al sujeto.





Espero que te haya gustado,

gracias por leerme,

un saludo.



Referencias:


  • Esparza, R., Vaquero, R., & Marfell, M. (2019). Protocolo Internacional para la Valoración Antropométrica (Manual ISAK 2019, perfil restringido).

  • Reilly, T., Tyrrell, A., & Troup, T. (1984). Circadian variation in human stature. Chronobiology International, 1, 121-126.

  • Wilby, J., Linge, K., Reilly, T., & Troup, J. (1985). Circadian variation in effects of circuit weight training. British Journal of Sports Medicine, 19, 236.


#Valoración #Antropometría #ISAK #Nivel1 #Rendimiento #Salud

95 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo